Mantenimiento: cómo mantener los acoplamientos rápidos en la cima

Los acoplamientos rápidos son una herramienta importante para todas aquellas actividades que utilizan circuitos oleodinámicos en el trabajo diario.

Petróleo y gas, movimiento de tierras, industria, transporte y uso agrícola utilizan acoplamientos rápidos para cambiar los enganches de forma eficiente y segura: los mecanismos están diseñados para poder acoplarse y desacoplarse sin necesidad de herramientas y sin provocar fugas ni contaminación.

A pesar de la facilidad con la que se puede abrir el circuito hidráulico, cuando está bajo presión la conexión se mantiene extremadamente firme previniendo la fuga del fluido a alta presión y por lo tanto los peligros potenciales para los operadores.

Los acoplamientos rápidos también están diseñados para ser extremadamente resistentes y duraderos, que constituye una inversión que se amortiza al reducir los costes de las piezas de recambio, la falta de operatividad y los accidentes de trabajo.

Sin embargo, el uso inadecuado compromete la eficiencia y puede causar un desgaste acelerado, por lo que los altos niveles de rendimiento de los acoplamientos rápidos solo se pueden garantizar si:

  • se utilizan de acuerdo con las especificaciones de la ficha de datos técnicos, como presión dinámica del fluido y grado de resistencia a la corrosión del material en relación con las condiciones ambientales en las que se utiliza;
  • se realiza el mantenimiento de acuerdo con los procedimientos y plazos especificados por el fabricante.

Prestar un poco de atención durante el uso cotidiano permite maximizar la duración del acoplamiento rápido: limpiar los puntos de fijación antes del acoplamiento y utilizar las tapas protectoras correspondientes cuesta muy poco esfuerzo y tiempo, pero a la larga marca una gran diferencia en términos de rendimiento y durabilidad.

Los acoplamientos rápidos están diseñados para funcionar sin necesidad de herramientas adicionales, por eso su uso puede causar daños y comprometer la funcionalidad: en particular, la liberación de la presión residual debe ser confiada a los mecanismos apropiados, ya que las intervenciones externas causarán derrames no deseados y una posible contaminación del suelo.

Los controles deben realizarse periódicamente con una frecuencia variable en función de la aplicación, para evitar complicaciones en la fase de uso. Las intervenciones recomendadas son:

  • limpieza a fondo de los componentes externos;
  • lubricación de los puntos de acoplamiento o de las partes móviles con aceite/grasa compatible con las juntas específicas;
  • pruebas de acoplamiento y desacoplamiento;
  • control del correcto apriete de los adaptadores;
  • verificación de la junta acoplada y desacoplada;
  • verificación del grado de contaminación hidráulica del circuito.

Según los resultados de las pruebas, será posible evaluar la sustitución del acoplamiento rápido y planificarla con suficiente antelación, para no causar interrupciones en el funcionamiento diario debido a la ineficiencia o al desgaste de los componentes.

Stucchi lleva más de 60 años diseñando acoplamientos rápidos, ofreciendo un flujo constante de soluciones e innovaciones: el usuario final podrá contar tanto con la calidad del componente, como con una completa asistencia. Instrucciones e indicaciones detalladas acompañan a cada uno de nuestros productos para transmitir las mejores prácticas y mejorar la compra; online hay disponibles numerosos recursos didácticos e informativos, incluido un e-Learning; la resolución de problemas incluye una lista exhaustiva de posibles casos, mientras que para todo lo demás está disponible el servicio de atención al cliente de Stucchi.

Stucchi está siempre al lado de sus clientes: contáctanos enseguida para obtener más información sobre nuestros productos.

Contáctanos
Está visitando nuestro sitio web con Internet Explorer 11. Para una mejor experiencia de navegación, le recomendamos que actualice su navegador.
Descargar un navegador .